FUERTE DE SAN MARTÍN, SANTOÑA.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Fuerte de San Martín en Santoña. Cantabria.

No se sabe la fecha de fundación del fuerte, aunque hay una cita en la que se dice que fue tomado al asalto en 1639. Fue quemado, reconstruyéndose en 1668 por el pueblo de Santoña, aunque sufrió diversas modificaciones y reconstrucciones posteriores, como las documentadas en 1794 y en 1870, la primera realizada por el ejército francés.

En 1635 Francia declaró la guerra a España y a partir de esa fecha toda la costa cantábrica sufrió múltiples ataques. En 1639 la Armada francesa al mando del almirante Henri d’Escombleau de Sourdis, arzobispo de Burdeos, llegó a las cercanías de Santoña fondeando algunos barcos junto a la peña de El Fraile mientras las chalupas se adentraban en la bahía en busca de agua dulce. Los españoles apenas contaban con un pequeño número de defensores voluntarios y unas ridículas estructuras militares en San Martín. La resistencia fue mínima tanto desde el Puntal (en Laredo) como desde el Pasaje (en Santoña). Este fue el mayor ataque enemigo en la historia de Santoña. A partir de entonces se empezó a renovar el sistema defensivo y en 1689 ya estaban construidos los fuertes de San Martín y San Carlos que protegían la entrada a la bahía.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Fuerte de San Martín, Santoña.

Sin embargo el istmo formado por la playa de Berria apenas tenía la defensa de dos baterías llamadas San Miguel y Nuestra Señora, colocadas en sendos promontorios de arena. Semejante desprotección dio lugar a la entrada de las tropas francesas que de nuevo lo hicieron en 1719. La expedición anglo-francesa llegó por mar hasta la playa de Berria, cañonearon las débiles baterías que allí se encontraban y, al mando del caballero Quire (o Guiry) penetraron sin encontrar resistencia y llegaron hasta el monte de Santoña, bajando desde allí a la villa y llegando al puerto para cumplir con su cometido que era el de quemar y destruir los navíos en construcción y la madera de reserva, además de hacer botín de todo aquello que tuviera algún valor, entre otras cosas 50 cañones en activo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Almenas sobre puerta principal del Fuerte de San Martín, Santoña.

A pesar de estos desastres, la plaza de Santoña no se fortificó debidamente; paradójicamente, fueron los propios franceses del ejército de Napoleón los que construyeron por el norte los fuertes llamados Imperial (o de Napoleón) y fuerte del Mazo. Tras el ataque anglo-francés de 1719 se habilitaron en la costa santoñesa algunas baterías, con centinelas permanentes en la batería de San Felipe.

Para construir el fuerte de San Martín El lugar elegido es un saliente de roca que domina a la vez la canal de entrada al puerto y el núcleo más antiguo de la villa. Se trata de una batería en principio dotada de cuatro cañones, llamada de “San Martín” haciendo honor a la ermita preexistente. Con los siglos la Batería de San Martín se convierte en una majestuosa fortaleza levantada entre 1859-63 y a sus pies una insólita muralla hoy en  día desaparecida.

La Muralla se levantó en los primeros años de la década de 1860 y era parte de un proyecto mucho más ambicioso que pretendió cerrar los flancos sur, oeste y norte de la villa. En 1895 la Muralla Sur, con sus baluartes, se juzgó como inútil. En 1907 era considerada una ruina.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Entrada principal del Fuerte de San Martín en Santoña, Cantabria.

El fuerte de San Martín con una superficie de 2.700 metros cuadrados actualmente tiene forma de herradura y está formado por dos órdenes de fuegos acasamatados, con una terraza superior donde también se colocaban cañones y obuses.

Tiene una planta en forma de herradura, con dos pisos, terraza y patio, donde está la denominada “Casa de los Oficiales”, de planta rectangular. Tiene un cuerpo cilíndrico en el patio, con escalera de caracol, que comunica ambos pisos. El edificio es de piedra de sillería, aunque se emplea el ladrillo en los vanos. Se accede a la fortificación por un arco con una gran cancela de hierro, con una inscripción de la época de Isabel II. Según M. A. García Guinea es probablemente la única edificación conservada del sistema Carnot. Ha sido recientemente rehabilitado por la escuela taller de Santoña.

Su historia resulta simplemente fascinante, nunca es tarde para saber un poco más sobre ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s