BATERÍAS DE DEFENSA DE LA PENÍNSULA DE LA MAGDALENA.

Estudio y peritaje de restos arqueológicos y Fortificaciones defensivas en la Península de la Magdalena, Santander.

Este estudio fue desarrollado como parte de la colaboración entre el Departamento de Arquitectura de la Universidad Federico II, la Universidad de Cantabria y el Ayuntamiento de Santander y ajustes dentro del proyecto general de la tesis, cuyo objetivo es crear un soporte teórico y gráfico, capaz de promover la comprensión de la dinámica histórica de la ciudad, a partir del estudio del Real Sitio de la Magdalena con el fin de profundizar y representar a sus elementos principales en las Baterías de defensa, el tema de este artículo.

Un estudio tridimensional de los restos arqueológicos de las baterías defensivas en la Magdalena propuesta por el Ayuntamiento de Santander, es el producto final de este trabajo en 3D y la documentación digital de todas baterías defensivas.

HISTORIA DE LA PENÍNSULA DE LA MAGDALENA

Lo siguiente es un resumen de los eventos relacionados con la Península de la Magdalena, que pueden ayudar comprender la sucesión de obras militares, como parte de los eventos históricos de Europa y del mundo durante los siglos XVI-XVIII. Las Instalaciones militares son: Castillo de San Salvador de Hano (1574), Castillo de Santa Cruz de la Cerda (1639), Batería de Santiago de la Peña (1701-1702), Batería de Santa Bárbara (1702-1703).

-26 de agosto de 1898. Ocupación militar de la península por razones estratégicas (La guerra con los EE.UU.). Fortalecimiento y construcción de baterías: Sandoval, San Emeterio Baja, San Emeterio Alta, Altos de San Salvador.

-20 de julio de 1903. Regreso a la Península de la Magdalena por el Ministerio de la Guerra.

-15 de enero de 1908. Donación de la Península de la Magdalena al rey Alfonso XIII.

-23 de abril de 1931. La expropiación de los bienes del patrimonio de la Casa Real.

Castillo de Jano, Fuerte de Ano o Fuerte de San Salvador de Ano
Fortificación Castillo de Hano

CASTILLO DE HANO

También se llama Castillo de Jano, Fuerte de Hano o Fuerte de San Salvador de Hano erigido en la Punta de Hano, el espacio actualmente ocupado por el Palacio de la Magdalena. Entre 1574 y 1576 Pedro Menéndez de Avilés natural de Avilés fue encargado por Felipe II de erigir un “Castillo” en la punta de La Magdalena. En 1577 ya estaba en servicio con varios cañones y quince soldados. Pedro Menéndez de Avilés murió en Santander en 1574, mientras organizaba una armada para atacar Inglaterra y apoyar a Luis de Requesens en Flandes. El sistema de flotas que diseñó España para comerciar con América a partir de 1561, estuvo inspirado en un memorial suyo, por lo que se le considera el padre de ese sistema de navegación.

En 1580 hay reparaciones en la fortificación de San Salvador de Hano. En 1741, José Gampillo muestra que el castillo no se puede utilizar por su ubicación demasiado alta, mientras que Joaquín del pino destaca el castillo como el más importante de la costa.

De planta rectangular, casi cuadrada, con la cara de este a oeste y a lo largo de 26 metros y de norte a sur a lo largo de 28 m, y todo el lado estaba lleno de depósitos de armas y municiones, fabricado en 1703, y desde la casa oficial a cargo. Desde su construcción ha habido pocos cambios estructurales. Ocupad por los franceses el 12 de agosto de 1812, durante la Guerra de la Independencia, fue demolido por los disparos de cañones desde la Isla de Mouro por una batería británica instalada allí. Sus restos en 1871 aún eran visibles.

magdalena-semaforo
Semáforo de la Magdalena construido sobre las ruinas del castillo de San Salvador de Hano.

El miércoles 30 de septiembre de 1874, poco más de un año después del de Tarifa, comenzaba a funcionar el Semáforo de Santander. Se le buscó emplazamiento en la entrada a la bahía, con amplia visión a esta (en donde está el puerto) y al Cantábrico. El lugar, el extremo de la Península de la Magdalena, que eran terrenos militares en aquella época, sobre el solar en donde estaban los restos del Castillo de Hano, situado en el cabo del mismo nombre (término de origen pagano).

165423_433594803401430_900662539_n
Semáforo de la Magdalena construido sobre las ruinas del castillo de San Salvador de Hano.

Esta fortificación, tomada en ese momento por los franceses, al igual que el resto de la ciudad, fue derribada por  los ingleses en julio de 1812 durante la toma de Santander, debido a un certero y continuado bombardeo desde la isla de Mouro, en donde habían desembarcado previamente, estableciendo en ella una batería temporal. Hoy en día, existe la explanada de losetas del Palacio Real de la Magdalena. Durante el trabajo en las excavaciones de cimentación se encontró un frasco, conservado hoy en el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria. Del Castillo de Hano solo existe el registro histórico, tanto en forma escrita como gráfica, lo que permite especular no sólo en la estructura final del castillo, sino también en las obras posteriores de modificación.

Castillo de Santa Cruz, Castillo de Santa Cruz de la Cerda, el Castillo de San Carlos de Cerda, Fuerte de la Cerda y de la batería de la Cerda
Fortificación Batería de la Cerda

BATERIA DE LA CERDA.

También se llama Castillo de Santa Cruz, Castillo de Santa Cruz de la Cerda, el Castillo de San Carlos de Cerda, Fuerte de la Cerda y de la batería de la Cerda. El castillo debe su nombre al alcalde y Gobernador de la localidad de Santander, Fernando de la Cerda, que la fundó en 1639 con la noticia de un ataque francés. El castillo estaba construido en el extremo oriental de la Península de la Magdalena. Entre la 1702 y 1703 la población de Santander, sin la ayuda de la Corona, da cuenta de nuevas obras como fortalezas, armas de fuego, vallas y fortalezas, almacenes para el abrigo de la artillería y la pólvora, cuarteles y trincheras. En 1763, la estructura es simple: rectangular, dividido en un eje de alrededor de 40 metros, adaptada a la forma incoherente de tierra en dirección norte-sur, con una gran explanada pavimentada hasta al este, sur y suroeste y un parapeto de aproximadamente 1,20 metros de espesor. El acceso se encuentra al lado oeste ocupada casi en su totalidad por una pasarela cubierta. En el lado norte del edificio había un gran depósito de alimentación y la caseta de vigilancia, desde el cual se tuvo acceso a los depósitos de la pólvora. En 1793, el Castillo de la Cerda es el punto central del control del puerto Santander: su ubicación en la entrada de la bahía y su proximidad y dominio del canal de entrada al puerto, determina la importancia crucial de esta defensa. En 1867 Gervasio de Eguaras describe este lugar como totalmente abandonado y en ruinas. Dos años más tarde, en 1869, sus restos fueron aprovechados para la construcción de un faro.

BATERIA DE SANTIAGO DE LA PEÑA.

Esta batería se encuentra entre Castillo de Hano y de la Cerda, el lugar donde desde 1898 se construirá la batería de Sandoval. La fecha de su construcción se supone en torno a los años 1701-02. En 1752 Marqués de Conquista Real establece que las baterías de Santiago de la Peña, Santa Bárbara, San Fernando y San Francisco sean abandonadas. En esta fecha, la construcción de la batería Santiago de la Peña aún no se había completado. No quedan vestigios. Roque Francisco de Herrera y Sota (Marqués de Conquista Real) fue el primer portador de este título que recibió en 1735. En los últimos años de vida fue nombrado comandante en jefe de las Cuatro Villas de la Costa de Cantabria, cargo en el que Roque de Herrera organizó el abastecimiento y la defensa militar de la Costa ante un posible ataque de la armada inglesa.

BATERIA DE SANTA BARBARA.

Fundada en 1702 a 1703, es una de esas obras de defensa costera exigidas por la guerra Secesión, junto con las baterías de San José, San Francisco, San Emeterio y Caledonia, San Juan Bautista, San Antonio de Padua, San Fernando. La batería de Santa Bárbara, en el momento de la decisión de abandonar las baterías que se indican anteriormente, aún no se había completado. No quedan vestigios.

EDIFICIOS MILITARES A PARTIR DE 1888.

A partir de 1896, Santander se convirtió en la sede del gobierno militar de la provincia. Una comisión especial, creada para la ocasión, establece un esquema organizado en torno a las fortificaciones de tres puntos focales: Cabo Menor, La Magdalena y la costa de Langre. Incluso antes de este proyecto podría materializarse, se inició la guerra con los Estados Unidos. Debido al peligro inminente de un ataque por parte de los buques de América del Norte, se aconseja el armamento de Santander y posicionamiento de varias baterías en Magdalena. Las fortificaciones previstas, sin embargo, no se tomaron por la rápida conclusión de la guerra. Las baterías situadas en la península son las de Sandoval, San Emeterio Alta, San Emeterio baja y la parte alta de San Salvador. La de San Emeterio baja desapareció con el trabajo de construcción del Palacio Real de la Magdalena, la de San Emeterio Alta ha dejado pocas pistas, y sería posicionada al lado del campo de cricket cerca del palacio.

La batería de Sandoval
Batería de Sandoval

BATERIA DE SANDOVAL

La batería de Sandoval, de la cual aún hay ruinas. Con una altura de 15 metros, que abarca una superficie de 700 m2, de 60 metros a lo largo del lado noreste y suroeste y una profundidad de 12 m. Almacenamiento municiones y posiblemente alojamiento, existe actualmente una caída de masa de tierra que corona y bloquea el punto de entrada y cualquier otra abertura a lo largo del lado suroeste.
Las dimensiones son de 12,85 m de ancho por 11,70 de largo, con contrafuertes lado. A ambos lados se sitúan las plataformas de cañones, siendo perfectamente identificables. Debido a las necesidades modernas de guerra, un nuevo proyecto considera indispensable para la realización de municiones una construcción más segura.

CONCLUSIONES

Para una ciudad como Santander, donde su rica historia ha sido totalmente destruida, el valor de los únicos vestigios de su pasado que nos quedan, son una clave vital para explicar la evolución histórica y cultural de Cantabria. Las baterías defensivas de la Península de la Magdalena, son una herencia, lamentablemente, todavía desconocida para muchos santanderinos, por lo que es esencial conocer su historia.

Autor del Estudio por Gaia Caliendo (Estudio y peritaje de restos arqueológicos y Fortificaciones defensivas en la Península de la Magdalena, Santander).

Bibliografia:
– J. Simon Cabarga. Santander: Biografía de una ciudad. Librería Estudio, Santander 1979.
– J. L. Casado Soto. Santander, una villa marinera en el siglo XVI. Librería Estudio, Santander, 1990.
– I. Caceres. Santander. Una ciudad sobre el mar. Ed. Lumwerg, Madrid, 1996.
– Martin Latorre, E y Otras. La memoria del Territorio. Atlas Histórico de Santander y su Puerto. Autoridad Portuaria de Santander, Santander, 1998.

Anuncios

Un comentario en “BATERÍAS DE DEFENSA DE LA PENÍNSULA DE LA MAGDALENA.

  1. Pingback: LA PENÍNSULA DE LA MAGDALENA. – Cantabria con Historia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s